BLASCO POLÍTICO

Blasco Ibáñez llegó a la literatura como un instrumento para difundir su pensamiento político.

Era consciente de que para divulgar su ideario republicano necesitaba de un instrumento de difusión y para ello puso en marcha el diario El Pueblo, que le sirvió para dar a conocer ese ideario entre las clases populares valencianas. Como era costumbre en la época, el periódico se acompañaba de un folletín (un suplemento literario) que él mismo redactaba en jornadas agotadoras. El primer título publicado de esta forma fue Arroz y tartana y el éxito alcanzado propició que se publicaran como volúmenes independientes.

Blasco se convirtió en un referente para las clases populares, e incluso para la pequeña burguesía valenciana, lo que hizo que su figura y su ideología “el blasquismo” se convirtieran en un referente en la ciudad de Valencia y muchos otros municipios valencianos desde finales del siglo XIX hasta la Guerra Civil española, prolongándose más allá de la propia muerte de su impulsor.

El blasquismo tendría en la actualidad un difícil encaje ya que abogaba por un republicanismo de corte federalista, respetuoso con la propiedad y la iniciativa privadas. En algunos casos se le tildó de república burguesa, pese a que prestaba una especial atención a las clases populares, totalmente marginadas por el poder dominante, proponiendo una mejora sustancial en sus condiciones de vida (laborales, educativas, sanitarias, etc)

En la actualidad, Vicente Blasco Ibáñez es un gran desconocido precisamente porque desafió a los poderes establecidos: la monarquía, la oligarquía económica y los altos estamentos de la Iglesia y el Ejército que le daban soporte; y éstos nunca le perdonaron que descubriera y divulgara sus teje-manejes. La consecuencia más llamativa es que pese a su éxito mundial su nombre ha desaparecido de los manuales de literatura, y apenas se conocen de su vida más que unos pocos tópicos manidos.

La derecha le ha reprochado su republicanismo, y le acusa de populista y anticlerical. Y la izquierda le ha reprochado a su vez que utilizase el castellano en sus obras, o que en su última época viviese como un millonario, gracias a la fortuna que amasó gracias a su trabajo como literato y al éxito de sus adaptaciones al cine, y silencia su papel fundamental en la resistencia contra la dictadura del General Primo de Rivera, tarea en la que puso en juego su fortuna y su prestigio.

A continuación encontrarán un PDF con las intervenciones de Vicente Blasco Ibáñez en el Congreso de los Diputados:

© 2023 por Marca Registrada.
Creado con Wix.com

C/ Obispo Muñoz, 58

46100 Burjassot (Valencia).

fundacionblascoibanez@gmail.com

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Wix Google+ page